Melody Ruiz Oficial
El FORO MELODY RUIZ CIERRA SUS PUERTAS YA QUE A PARTIR DE ESTE MOMENTO LA WEB DE MELODY RUIZ SERÁ OTRA ADMINISTRADA POR LA DISCOGRAFICA, UN SALUDO MELODYRUIZ.COM
Últimos temas
» Hola a todos
Lun Sep 12, 2011 12:28 am por jbarreiro dominguez

» Hola Melody! Porfa leelo y responde :D
Mar Jul 26, 2011 12:29 am por SoyMeloFan

» Vídeo Interesante
Lun Jul 25, 2011 9:23 pm por AndresAlmonacid

» Foro MelodyRuiz
Lun Jul 25, 2011 12:54 am por AndresAlmonacid

» ÚLTIMAS NOTICIAS SOBRE MELODY
Lun Jul 18, 2011 12:32 pm por Capayespada

» Carta a Melody
Vie Jul 15, 2011 10:32 am por daniel felipe ocampo vele

» me facinas
Dom Jul 03, 2011 2:09 am por andres

» Sequimos por aquí..
Miér Jun 29, 2011 1:32 pm por Capayespada

» Movimiento 15-M y otros movimientos sociales
Sáb Mayo 21, 2011 5:30 am por AndresAlmonacid

MelodyRuiz en Facebook:
Siguenos en:
http://illiweb.com/fa/optimisation_fdf/common/facebook_boton.jpg
http://illiweb.com/fa/optimisation_fdf/common/twitter.jpg
http://illiweb.com/fa/optimisation_fdf/common/youtube.jpg
   

BIOGRAFÍA DE MELODY

Ir abajo

BIOGRAFÍA DE MELODY

Mensaje  MelodyRuiz.Com el Vie Feb 25, 2011 12:22 am

BIOGRAFÍA DE MELODY.



Melodía Ruiz Gutiérrez, “Melody”, es sevillana; nació en la bonita localidad de Dos Hermanas -apenas a 12 o 15 minutos de ferrocarril de la capital andaluza- y allí es donde creció y estudió hasta hace pocos años, donde están derramadas sus primeras vivencias de infancia y adolescencia, donde tuvo sus primeras amigas de colegio y de instituto; donde las plazas, las calles y el mágico parque de la Alquería del Pilar, de mediados del siglo XIX, conocen de sus más íntimas historias, de sus sueños más queridos y personales, de sus alegrías y sus zozobras, y nos pueden hablar larga y apasionadamente de la carismática artista, de la Melody de antes y después de la fama, del éxito conseguido, del triunfo sin paliativos desde un primer instante. Sólo hay que pasear atento y despacito por cualquier rincón de esa localidad nazarena -en la que tantas veces conscientemente o no me he perdido en mis pensares- para escuchar, como en un tenue y misterioso murmullo, mágicas voces que por aquí y por allá nos hablarán de una preciosa niña que ya cumplió los veinte años, que ya dejó de ser chiquitilla, como ella misma dice, para empezar a ser mayor, toda una bonita y joven mujer, toda una señorita esplendorosa como ya la vemos y admiramos actualmente. El cielo y las flores y los naranjos en flor, y las estrelladas noches de Dos Hermanas encierran ya para siempre fuertes esencias y constantes presencias de Melody entre ellos, aunque resida, desde hace algún tiempo, en el luminoso y costero pueblo malagueño de Mijas -en el que los dignos y acicalados burritos son taxis para los turistas-, en plena Costa del Sol española.



Nació Melodía el 12 de octubre de 1.990, día grande de la Hispanidad y Fiesta Nacional de España (¿qué mejor día para ver por vez primera la luz especial de Andalucía?), en el seno de una familia en la que la música, además de facilitar su sustento, era la vida misma, el aire necesario que se respira cotidianamente para poder vivir; la sangre que fluye por las venas o el sol que ilumina la mañana clara de Sevilla; el cielo azul y pinturero de los días alegres de esa parte mágica de España y, también, sus noches de leyenda, únicas, dulces y encantadas. Era la música, de igual forma, el son de una guitarra española bien tocá o los palillos o el compás, el espacio vital en el cual existir.



Muy pronto Melodía va a desarrollar esa vena artística para la que estaba predestinada desde su nacimiento, pues desde los cinco o seis años andaba ya subidita y “artisteando” por los escenarios en los que actuaba el grupo de su padre Lorenzo Ruiz: Los Kiyos -bajo amenaza cierta, de no salirse con la suya, de lloros desconsolados y protestas contundentes y ruidosas-, mostrando con mucho gusto y hasta con cierta picardía y desparpajo toda su gracia infantil y su arte largo, que si bien aún chiquitos por edad, ya despuntaban enormes y atractivas maneras… Un duende luminoso y singular ya habitaba en sus ojos grandes y encantadores de mirada de ángel inquieto, algo revoltoso, hasta impulsivo, y en su cuerpecito saleroso y danzarín ya estaba encerrada para siempre la magia eterna de su Andalucía.



El comienzo de aquel sueño de ser artista a toda costa, de aquella vocación en ciernes pero ya arraigada con fuerza suficiente en la sangre y el corazón de Melody, va a venir propiciado por una maqueta crucial en toda esta historia, pues dicha maqueta va a ser la causante del devenir exitoso de una revolución musical infantil que, aún desconocida, se avecinaba sin remedio en el futuro inmediato de la realidad que ahora contemplamos desde esta biografía.



El Fary, ya afamado intérprete de canción española, con muchos años de profesión a sus espaldas, se va a encontrar de la noche a la mañana, en aquella maqueta que Lorenzo Ruiz, padre de Melody, le hace llegar a Madrid, toda una sorpresa inesperada. Tras la repetida escucha con atención de aquel pequeño trabajo, a El Fary no le caben dudas: está frente a algo verdaderamente insólito, frente al arte de una niña de nueve años con muy sobradas facultades para el cante y el baile, para transmitir la gracia que le rebosa por los cuatro costados, y no lo piensa un solo instante, habla con Lorenzo Ruiz a la mañana siguiente y hace traer a su casa en la capital de España a esa niña prodigio que le ha robado el sueño desde la primera vez que la escuchó en aquella grabación casera…



- A ver, Melody, la prueba del algodón… - Le dice El Fary a la artista mientras le marca un compás con los nudillos de la mano sobre el tablero de una mesa… Y la mágica niña, con sólo esbozarle una pizquita de su arte y su talento, cantando y bailando, tirando unas patás al aire que encienden el ambiente y quitan el sentío, le enamora el alma para siempre.



A partir de ese momento todo ocurre muy deprisa, con mucha celeridad todo se precipita sin apenas dar respiro. El Fary, tras efectuar diferentes gestiones en los lugares oportunos, que él sobradamente conoce y frecuenta, consigue que Melody, representada por sus padres, firme un contrato discográfico con la multinacional Sony Music Entertainment de España. Con igual rapidez y eficacia se encuentran y eligen para el primer CD de la niña artista un productor (Gustavo Ramudo), un compositor (José Antonio Benítez), unos estudios discográficos (Cyclotrón y Trak), músicos, fechas y horarios de grabación… El resultado de todo aquello será un disco verdaderamente milagroso que llegará a vender en poco tiempo más de medio millón de copias entre Europa y América, “De pata negra”, editado en el año 2001.



Nadie, ni la discográfica Sony Music, ni El Fary, artífice de todo aquello y padrino artístico de Melodía, ni la propia cantante y su familia y cuantos rodean aquella realidad, imaginaron nunca el repentino y desmedido éxito de aquel compacto mágico. Dos platinos en España y varios discos de oro en Iberoamérica, galas y conciertos aquí y allá, radios, televisiones y entrevistas para la prensa, promociones y viajes sin parar a este lado y al otro del Atlántico, constatarían el acierto de aquel trabajo irrepetible y el arte sobrado de la pequeña intérprete, que cuando todo aquel torbellino comienza a producirse cuenta con tan solo diez años de edad.



Tras aquel primer disco llegaría, un año después, un segundo álbum en esa misma dirección, tratando de seguir la buena estela dejada por el anterior CD, pero el resultado de “Muévete”, siguiente “larga duración” de Melody en el mercado internacional, aunque todavía suficientemente importante, no cumple las esperadas previsiones. Es el comienzo de la incomprensible ineficacia de una multinacional discográfica. El proceso de emulación del disco anterior no ha surtido del todo el efecto deseado. Las razones seguramente fueron muy variadas, pero me atrevería a decir que sobre todo pesaron tres por encima del resto y con diferencia: la desaparición misteriosa de El Fary en el nuevo proyecto y en la vida profesional de la artista, el excesivo éxito conseguido de la noche a la mañana con la anterior grabación, y el mal trabajo realizado por la discográfica Sony Music, flojo y despreocupado, sin el apoyo suficiente y la promoción necesaria para consolidar definitivamente lo ya conseguido.



Tras aquel resultado por debajo de las expectativas creadas, se piensa con decisión en un cambio de rumbo en la carrera de la pequeña Melodía, que cuenta ya con doce años cuando se plantea en la cúpula directiva de Sony la realización de un tercer disco. Ya no se volverá a insistir en más trabajos destinados, principalmente y casi en exclusiva, al público infantil. Se decide así acelerar un tanto, desde mi punto de vista, el cambio discográfico y profesional de la niñez a la adolescencia. El nuevo compacto “TQM”, aparecido en 2003, supondrá un salto más que asombroso, cualitativamente hablando, en todo lo que hasta ese momento había hecho la jovencísima artista de Dos Hermanas. Las facultades y el buen hacer de Melody en este trabajo tocan la excelencia.



Es un paso en realidad muy arriesgado el que se decide dar con aquel tercer CD de Melody. De fallar en el planteamiento y resultado de aquella aventura artística y comercial, el proceso futuro de pervivencia de la artista en el siempre complicado, duro e inestable mundo del show business puede tambalearse.



En la realización del disco parece ponerse mucho empeño. Trece son los temas que lo componen, siendo prácticamente constante en casi todos los cortes del CD un sabor musical entre caribeño, andaluz, pop y funky, además de las chispitas ya habituales, presentes en cada grabación de la niña artista, de rap hispano. No cabe la menor duda de que en aquel trabajo Melodía, aún sin haber cumplido siquiera los trece años, experimenta un crecimiento artístico fuera de lo común en una persona de esa edad. Sus buenas dotes vocales, su pasmosa y extraordinaria afinación, su arte y su carisma, además de la composición en verdad impecable de los temas seleccionados que se incluyen definitivamente en la grabación, hacen del tercer disco de Melody, para siempre, por encima de cualquier otra consideración, algo muy especial e histórico en su carrera.



Pero la discográfica falla de nuevo en aspectos verdaderamente fundamentales. Mientras que la artista crece sobremanera y se supera así misma con una confianza asombrosa en sus posibilidades, Sony Music de España yerra otra vez en la promoción y comercialización del trabajo producido, no editándose el disco en países americanos en los que, sin duda alguna, habría alcanzado un fulminante y poderoso éxito. El resultado de aquel error empresarial es el evidente descenso en las ventas respecto del primer CD, y lo que es peor aún, también del segundo. Parece con todo aquello que cuanto más crece Melodía en su arte y más afianza su singular personalidad cantando y bailando, mayores son las equivocaciones de su discográfica en una absurda correlación directa de torpeza empresarial. Aun y así, la artista sigue defendiéndose muy bien en el mercado nacional y las galas, conciertos y apariciones en televisión no faltan, sino que se suceden con normalidad como siempre había ocurrido desde el comienzo. Incluso, sin pasar por alto la realidad del descenso en las ventas de discos, Melody mantiene un nivel de éxito que una gran parte de nuestros artistas nacionales ya hubiesen querido para sí.



En el año 2004 llegaría un nuevo compacto -la última oportunidad de la torpe Sony Music para remontar y recuperar todo el terreno perdido- con nueve canciones que venían a afianzar, y aún más, a ampliar sin discusión el importante cambio producido en Melodía con el anterior álbum. Ese disco homónimo, pues llevaba el mismo nombre de su intérprete, confirmaba con rotundidad y sin la más mínima duda que aquella jovencita se había convertido en una gran profesional de la canción, en una verdadera artista de primer orden. No era posible realizar aquel trabajo con mejor o mayor maestría; canciones como “Magnetismo”, “Agítalo”, “Hay un camino” o “Vete de aquí”, eran verdaderas obras de arte en la voz de aquella genial intérprete, ahora sí, ya verdaderamente adolescente.



Pero, lo que son las cosas, ver para creer, aquel disco extraordinario es el de menor venta de la artista hasta esa fecha, y Sony Music se reitera, tercamente, en sus profundos errores. “Melodía” sólo se editará en España, pese a que parte del disco se graba fuera de nuestras fronteras, en Milán concretamente, y que se contrata para su realización a personas afamadas internacionalmente en el mundo de la música como Danilo Ballo y Emanuele Ruffinengo.



Al año y medio, aproximadamente, de la edición de aquel magnífico CD, llegará la pena y la duda: Melodía Ruiz Gutiérrez desaparece de la escena artística sin ningún aviso previo, sin explicación alguna… sin pronunciar un adiós o decir un hasta luego. Y todos cuantos la admiramos sentimos que algo ocurre necesariamente, que algo no marcha bien, aunque ignoremos en un primer momento las causas de todo aquello, de tanto silencio desesperanzador. Aquel largo tiempo de espera supondrá confusión y lamento en todos los fans de la artista, a los que cualquier cosa referente a Melody se les vuelve incertidumbre, desconocimiento y temor… ¿Dónde está la artista, qué hace, por qué no regresa con un nuevo disco?... ¿Por qué no se sabe nada de ella?



Tuvieron que pasar tres años y medio desde la edición del disco anterior hasta la salida al mercado del siguiente CD de la cantante, en mayo de 2.008: “Los buenos días”. Pero gracias a Dios ya pasaron los oscuros tiempos de la duda. Con ese quinto trabajo bajo el brazo, Melody Ruiz volvió con más fuerza y más ganas que nunca, más artista que antes, al mundo de la música para tranquilidad de todos sus seguidores. De la mano de una discográfica andaluza, de Córdoba, Disparate Records, y bajo la dirección y producción de Manuel Ruiz “Queco”, nuestra querida Melodía Ruiz Gutiérrez estaba de nuevo, por fin, con todos sus fans.



No cabe duda que “Queco” es un autor excepcional y un buen productor discográfico, pero su compañía es pequeña y la acción comercial para con su propia producción para Melodía, con seguridad, tampoco fue la más apropiada. “Los buenos días”, que es sin duda alguna un maravilloso disco de retorno, con temas mágicos como el que da título al álbum, “Moneíta”, “Sin ti a mi lado”, “Mi alma se enamora”, “Fuente de luna” o “Navegando en su locura”…, sólo se editará en España y con una distribución irregular y más bien escasa. No era esa la forma, evidentemente, de encarar el regreso de Melody de la mejor manera posible. Otra oportunidad perdida de devolver a la artista sevillana el lugar que muchos, en ambas orillas atlánticas, creemos que merece en el panorama internacional de la música.



Luego llegaría, en 2.009, la posibilidad de representar a España en el festival de la canción de Eurovisión con el racial y bonito tema “Amante de la luna”, empatando en el primer puesto en la gala final para la designación definitiva de cantante a dicho festival, cuya elección finalmente recaería en la otra cantante preseleccionada al disponer las bases españolas de participación que el voto del público prevalecería sobre el del jurado en caso de igualdad final de puntos. En cualquier caso, Melody había demostrado con claridad que era una cantante a la que tener muy en cuenta en el panorama patrio de la canción.



Ahora que escribo estas líneas biográficas de una sevillana excepcional, en estos albores de 2.011, y confirmado por la misma artista en televisión hace aún pocos días, se están comenzando a grabar las canciones que conformarán el próximo y muy esperado disco de Melody, que saldrá a la venta recién terminado el verano. Hasta ahora un velo de misterio envuelve este trabajo, desconociendo la discográfica que lo ha de producir y comercializar, pero todos presentimos, sin posibilidad de error posible, que habrá de ser un CD nuevamente perfecto. Ojalá, ahora sí, se edite y distribuya por toda Latinoamérica, Europa y los Estados Unidos, y llegue al mundo arropado de la promoción y el esfuerzo empresarial que seguro merecerá. Una artista con tantísimo talento, personalidad y simpatía, bien lo merece.



Le deseamos, pues, desde estas líneas y desde esta web oficial recién estrenada, a Melody, la mayor y mejor de las suertes en este nuevo y muy esperado regreso discográfico, ella se la merece sobradamente por buena artista y buena gente, y todos confiamos tenerla muy cerca de nosotros disco tras disco durante muchos, muchos años más. Su música nos da fuerza y alegría, como ahora se dice coloquialmente nos carga las pilas, nos hace soñar y ser mejores; es por ello que tan reconfortante y delicioso regalo no debería faltarnos nunca. No hay mejor medicina contra la tristeza o el abatimiento que una canción de Melody… Niña, gracias por ello. Por tu tierra se podría decir muy bien que tus discos deberían recetarse en la Seguridad Social y venderse en las farmacias, no digo más.



Melodía Ruiz, todos a una te decimos bien fuerte y bien claro: ¡bienvenida de nuevo a la actualidad discográfica con tu ya sexto e inminente trabajo de estudio, que será, con seguridad, el que te devuelva el éxito y lugar en la música del mundo que tú mereces! ¡Bienvenida de nuevo junto a todos nosotros! ¡Bienvenida de nuevo a tu arte grande! ¡Bienvenida por siempre a tu vida y a la nuestra!





***





“Capayespada”

En Madrid, por los finales de febrero de 2011.

avatar
MelodyRuiz.Com
Admin

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 21/02/2011

Ver perfil de usuario http://foro.melodyruiz.com

Volver arriba Ir abajo

Re: BIOGRAFÍA DE MELODY

Mensaje  Susy el Sáb Mar 26, 2011 1:51 am

Muy bonita biografía capayespada, y sí MELODY siempre tendrá todo nuestro apoyo, por buena artista y excelente persona.
Saludos.
Susy Wink
avatar
Susy

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 10/03/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.